Cómo combatir el dolor muscular naturalmente

La planta de árnica es una hierba que posee una flor muy parecida a la margarita, que es excelente y muy reconocida por sus propiedades para calmar  y reducir la inflamación y la hinchazón de los tejidos dañados o que se encuentran irritados por diferentes motivos.

Es especial para casos de torceduras, y dolores musculares provocados por la rigidez que causa practicar ejercicios en exceso o que suelen ser de entrenamientos muy extenuantes para quienes los practican.

Se la debe administrar e ingerir para que resulte mucho más efectiva, como solución homeopática, pero si se la piensa utilizar de forma exterior, se puede optar por adquirirla en gel o crema herbal, y luego inmediatamente de padecer una lesión, aplicarla con suaves masajes. En el caso de la hompeopatía, se deben disolver 5 gránulos debajo de la lengua, para conseguir buenos efectos y repetir 3 veces al día según sean las necesidades. Siempre debe consultar con el especialista homeópata.

En cuanto a los efectos secundarios que posee la planta de árnica es tóxica cuando se come, pero los productos realizados a base de la misma resultan muy seguros, sobre todo cuando son preparados de disolución homeopática o cuando se la utiliza en forma de topicaciones.