Propiedades de la aspirina

Antigüamente la aspirina era simplemente un medicamento para dolores de cabeza y malestares. Poco a poco se fueron descubriendo atributos que hacían de su toma un factor beneficioso para el organismo.

aspirina

La aspirina es un tipo de medicamento denominado salicilato. La aspirina se emplea para reducir el dolor, la inflamación (hinchazón) y la fiebre. Los médicos también pueden recetar aspirina a sus pacientes para tratar o prevenir la angina de pecho, los ataques cardíacos, los ataques isquémicos transitorios (también denominados miniaccidentes cerebrovasculares) y los ataques cerebrales (o accidentes cerebrovasculares).

Aspirina y aparato circulatorio

Las personas que sufren de problemas cardíacos o circulatorios cuentan en su tratamiento con dosis diarias de 100 miligramos de aspirina. Esto se debe a que el ácido acetilsalicílico ayuda a mejorar la circulación sanguínea, por ser un anticoagulante que evita bloqueos en venas y arterias.

La toma de la aspirina también se recomienda para viajes muy largos, ya que evita el síndrome de la clase turista. Este se presenta cuando la persona durante un viaje, permanece demasiado tiempo inmóvil, deshidratado y con las extremidades en una misma posición, provocando el bloqueo de las venas.

Aspirina y sistema hepático

Un reciente descubrimiento asocia a la aspirina con la prevención de problemas hepáticos ocasionados por el alcohol. Este estudio, realizado por la Universidad de Yale, señala que los fármacos para diversos tratamientos, que suelen causar daño hepático, pueden ser administrados junto con aspirina para evitar este efecto secundario. Igualmente, existen experimentos que asocian al ácido acetilsalicílico con la prevención de ciertos tipos de cáncer, como el oral, de páncreas y de cólon.

Factores que deben tomarse en cuenta al tomar aspirina

  • Es alérgico a la aspirina.
  • Planea un embarazo, está embarazada o está amamantando a su bebé.
  • Es hemofílico.
  • Sufre de la enfermedad de Hodgkin.
  • Tiene una úlcera gástrica, una úlcera sangrante u otros problemas estomacales.
  • Tiene una enfermedad del riñón o del hígado.
  • Tiene una enfermedad del corazón o insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Sufre de presión arterial alta (hipertensión).
  • Es asmático.
  • Sufre de gota.
  • Es anémico (tiene un recuento bajo de glóbulos rojos en la sangre) o alguna vez lo fue.
  • Tiene pólipos nasales.

No administre aspirina a un niño o adolescente para tratar la varicela o la gripe, sin antes consultar al médico. Administrar aspirina a niños y adolescentes puede aumentar el riesgo del síndrome de Reye, que puede provocar daño cerebral y hepático.

Hay distintos tipos de aspirina con diferentes dosis. La cantidad de aspirina que debe tomar podría variar. Consulte al médico o farmacéutico para obtener más información sobre cómo y cuándo tomar aspirina.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….

Foto: El gran Dee