Cómo ayudar a un adolescente que padece depresión

depresion-adolescente

La aparición de la depresión en un hijo definitivamente puede generar grandes conflictos entre la pareja, ya que posiblemente entren es disputas, se acusen el uno al otro, se juzguen o incluso se sientan culpables, más aún si alguno de ellos o algún pariente cercano ha padecido la enfermedad.

Superando la depresión

Es fundamental que los padres se mantengan unidos, acompañando a su hijo adolescente, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, llevándolo al médico lo inviten a practicar deportes y estén con él, que lo hagan sentir seguro, que no lo juzgan, y que van a ayudarlo. Es importante que salgan al sol, al aire libre y sobre todo que acepten la situación y entiendan que no es un mal que haya que esconder o por el cual se deba sentir vergüenza.

Muchas veces por el bienestar del adolescente, se requiere que los padres asistan a terapia y colaboren con el médico, esto es  para conocer en que consiste el problema y como deben comportarse para ayudar a su hijo. También para que aprendan sobre la enfermedad, eviten llenarse de culpas por la situación que le toca en estos momentos vivir a toda la familia. El tratamiento oportuno seguramente le permitirá a la familia salir de esta crisis y volver al equilibrio y la tranquilidad.

Síntomas de un adolescente depresivo

El joven depresivo puede dejar de comer, adelgazar o engordar muchísimo en corto tiempo y en forma notoria. Se vuelve muy introvertido, se relaciona poco con personas de su edad y con adultos, puede sentir que nadie lo quiere, que lo mejor sería morirse. Muchas veces no tiene ganas de moverse, de levantarse de la cama, llora mucho, está apático y ve el futuro como algo oscuro y negro, que no tiene sentido y sin esperanzas. Es muy susceptible al rechazo y no está contento consigo mismo.

Cuando la depresión es severa, puede haber intentos de suicidio. La mente de una persona depresiva no está del todo sana y por lo tanto no funciona correctamente. El enfermo puede llegar a creer, sentir o pensar que no tiene opciones en la vida, se ve a sí mismo dentro de un túnel sin salida y sólo desea morir. Es importante tener esto en cuenta, para poder ayudarlo, para no juzgarlo jamás, y para que los padres no se sientan culpables.

El consumo excesivo de alcohol  y drogas, en adolescentes puede tanto esconder, como desencadenar una depresión. Mantenernos alertas como padres, conteniéndolos es la mejor
manera de ayudarlos.