Qué son los ronquidos y cómo evitarlos

Los ronquidos son ese fastidioso ruido que provocamos cuando dormimos, pero más allá de eso, es un trastorno respiratorio que además causa otros síntomas y problemas a consecuencia de sí mismo. El ronquido afecta principalmente a adultos de entre 50 y 60 años, surge en la nariz como consecuencia de una obstrucción en el flujo de aire o en la garganta, cuando los músculos se relajan produciendo una vibración en la laringe.

Superando los ronquidos

Generalmente el roncar es considerado por la población general como algo jocoso pero puede ser el inicio de una enfermedad llamada apnea (pausa al respirar) del sueño, la cual aumenta el riesgo de tener problemas cardiovasculares.

Según el diccionario español roncar significa hacer ruido bronco con la respiración mientras se duerme. Esto es producido por la vibración que produce el aire sobre la vía aérea superior.

Esta patología se da generalmente más en los hombres que en las mujeres, pero más allá del sonido, al roncar durante la noche este problema genera otros tipos de malestares como, alteración en el sueño, y consiguiente interrupción del descanso, por lo que al otro día estamos cansados como si no hubiéramos dormido. Deteriora nuestra calidad de vida, y disminuye la concentración y los reflejos que poseemos durante la mañana.

Sus síntomas son: Respiración ruidosa y entrecortada, sobresaltos o despertares bruscos, cansancio y problemas para conciliar el sueño.

Entre las principales causas del ronquido encontramos

  • Exceso de peso u obesidad.
  • Tendencia a dormir boca arriba.
  • Ingesta abundante de alimentos durante la cena.
  • Consumos de alcohol y café antes de dormir.
  • Tabaquismo.
  • Bloqueo en la nariz causado por un tabique nasal (la estructura que separa las fosas nasales) torcido, doblado o deforme.
  • Hinchazón en el paladar (velo del paladar) o la úvula, el pedazo de tejido que cuelga en la parte posterior de la boca. Estas áreas puede ser más largas de lo normal.

Para la prevención debemos tener en cuenta, que si padecemos sobrepeso u obesidad, lo mejor es consultar con un especialista y comenzar un buen plan de descenso adelgazando correctamente, ya que las mejorías se notan al adelgazar.

Por otro lado debemos disminuir el consumo de cafeína y alcohol, por las noches, además de usar tapones en los oídos para reducir el ruido ambiente y favorecer mejor el sueño. En lo posible a la hora de descansar, lo mejor será acostarse y dormir de costado, de esta manera se evita la obstrucción de las vías respiratorias.

Consulte con su médico y hágase una polisomnografía, que es un estudio que sirve para detectar si existen problemas de apnea o trastornos respiratorios.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….