Causas de la retención de líquido en el cuerpo

retencion-de-liquidos

La retención de líquidos por lo general es un trastorno que se da mucho más seguido en las mujeres que en los hombres, por suerte, es fácil de combatir, con una alimentación adecuada y ejercicio físico, al igual que muchas otras patologías.

Tipos de causas de la retención de líquidos

Sus causas más frecuentes suelen ser los cambios hormonales (es común durante el período premenstrual, embarazo y menopausia); algunas enfermedades como las cardíacas, renales, o trastornos circulatorios. Inflamación por traumatismos o golpes, alergias o circulación lenta.

El estilo de vida influye muchísimo en estos casos, el sedentarismo, por la falta de actividad física, o permanecer durante muchas horas en la misma posición, favorecen la retención de líquidos, ya que se lentifica la circulación sanguínea y la linfa, resta oxigenación al organismo.

El estrés, además de provocarnos angustia y nervios, desequilibra nuestro sistema hormonal, colaborando con esta patología. La ingesta de algunos fármacos, también ayudan a que muchas veces acumulemos líquidos, al igual que en algunos casos, las temperaturas altas y la presión atmosférica, pero estas últimas en menor medida.

Partes del cuerpo donde es mas común la retención de líquidos:

  • Rostro, mentón y cuello: Esta retención generalmente se asocia con el síndrome premenstrual y reacciones alérgicas.
  • Abdomen: Las causas de retención hídrica en el abdomen pueden darse por el síndrome premenstrual, toma de anticonceptivos orales, ya que ambos factores dan sensación de hinchazón, sin embargo, la cantidad de líquido retenido va a depender de la masa corporal, mientras más peso se tiene, más cantidad de líquido se retiene, además de tener en cuenta, las alteraciones mismas que provocan las hormonas. La acumulación de líquidos en el abdomen, también puede darse por afecciones renales.
  • Caderas y muslos: Las causas en este caso suelen darse por obstrucción de los conductos linfáticos, trastornos venosos, y toma de ciertos medicamentos. En el caso de los conductos linfáticos obstruidos, estos provocan que el líquido pase de las células y arterias al espacio intestinal formando un edema localizado.
  • Pies y tobillos: La causa más normal, es por insuficiencia cardíaca, esta genera una gran retención de líquidos que se manifiesta en todo el cuerpo, sin embargo los edemas más notorios, están en tobillos y pies.

No debemos olvidar que es una anomalía que se puede evitar con un tratamiento adecuado. Normalmente, si su origen es orgánico debemos ponernos en tratamiento médico y será esté el que nos dicte las pautas a seguir. Si por el contrario la retención es debida a causas externas podemos ayudarnos de sustancias naturales y de una adaptación de la dieta para recuperar los niveles de líquido de nuestro cuerpo.