Vigorexia y Alcohorexia, trastornos alimentarios

Hablamos de trastornos alimentarios poco conocidos, ya que casi siempre ésta frase se limita solamente a considerar a la bulimia y la anorexia, pero entre los muchos trastornos alimentarios que son pocos conocidos, también están la vigorexia y al alcohorexia, los cuales pueden tener repercusión en nuestra salud.

Los problemas alimentarios, son trastornos serios que se caracterizan por una alteración en la alimentación, en busca de la figura y el cuerpo perfecto.

La alcohorexia, se caracteriza en pacientes que consumen muy pocos alimentos durante el día, para poder consumir alcohol en exceso durante la noche, si bien no es considerado un trastorno alimentario en sí, es un grave problema, el cual cada día tiene más adeptos.

Las consecuencias van desde la desnutrición por falta de proteínas, minerales y vitaminas, y una obesidad abdominal por el incremento de calorías vacías ( alcohol), además de todos aquellos problemas que puede tener consumir alcohol sin haber ingerido alimentos.

Por su parte la vigorexia, no es un trastorno específicamente alimentario, aunque si comparte la idea de alcanzar el cuerpo perfecto y la obsesión por la figura, en el cual el paciente se somete a estrictas rutinas de ejercicios para quemar las calorías que ha consumido, y en el caso de los hombres, se transforma en la obsesión por conseguir un cuerpo cada vez más musculoso, que pueden llevarlo a consumir indiscriminadamente anabólicos o esteroides, los cuales repercuten en la salud gravemente.