Evitar los calambres en las piernas

No es muy raro que vayas por la calle y te ataque un dolor en la parte baja de la pierna, que lo más probable es que sea un calambre. Esta clase de contracciones en este músculo ocurre cuando estás haciendo alguna actividad física que requiere fuerza en las piernas como correr y hasta nadar, pero algunas veces ocurre en los momentos más inesperados como cuando estamos durmiendo.

El estar sentados o de pie en la misma posición durante mucho tiempo, o caminar mucho durante el día, en especial en un calzado que no es muy cómodo como los tacones en las mujeres, hacen que los músculos de las pantorrillas se agoten rápidamente y se causen estos calambre, algunas veces incluso en las horas de la noche. La deshidratación o el desequilibrio de los electrolitos también pueden causar espasmos musculares.

También existen algunas medicinas que pueden hacer que seas más propenso a esta clase de calambres como son los antihistamínicos, aquellos que son para controlar las convulsiones y las estatinas; junto a otras condiciones como el exceso de estrógenos y la osteoporosis, pueden tener como efecto colateral los calambres en las piernas. También las arterias muy angostas o bloqueadas hacen que el flujo sanguíneo se disminuya, lo que causa los espasmos.

Para evitar estos calambres te recomiendo escoger unos buenos zapatos bajos que tengan un buen apoyo, para evitar trabajar en exceso las pantorrillas, estirar los músculos de las piernas después de caminar, estar sentado por un largo periodo de tiempo, hacer ejercicio o utilizar un calzado que no sea adecuado; y consumir muchos líquidos para mantener la hidratación y comer cosas ricas en calcio, potasio y magnesio.