Hidroterapia para combatir el estrés

La hidroterapia y sus efectos relajantes son indiscutibles, en un balneario o clubes con piletones e hidromasaje son lo ideal, pero si su presupuesto no se lo permite, piense que una buena ducha con agua caliente puede relajarnos y si utilizamos un hidromasaje, la presión del agua sobre determinados puntos de nuestra piel, hará que el efecto tranquilizante se multiplique.

mujer hidroterapia

Beneficios de la hidroterapia

  • El poder terapéutico del líquido vital ayuda a combatir los efectos de distintas dolencias, sobre todo a través del uso de aguas termales, con contenidos marinos y otros aditivos.
  • Desde finales del siglo XIX, la hidroterapia ha sido estudiada cada vez más debido a su efecto benéfico para el tratamiento de muchos cuadros patológicos, como traumatismos, reumatismos, problemas digestivos, alergias, enfermedades respiratorias y neurológicas.
  • Con el uso del agua caliente se dilatan los vasos sanguíneos superficiales, ayudando a la circulación en esas zonas. Algunas sustancias presentes en el agua, como en el caso de los balnearios, pueden potenciar los efectos de la hidroterapia.
  • Para acelerar el proceso de curación de una lesión grave, por ejemplo, en el caso de los deportistas, el agua es un elemento fundamental, debido a que ésta permite un inicio temprano de la recuperación funcional.
  • El medio acuático es la herramienta clave para que la recuperación de una lesión sea lo más temprana y progresiva posible, debido a que la persona lesionada puede trabajar con un porcentaje de descarga mayor o menor en función de la gravedad de la contusión o de la fase evolutiva de la misma.

Consejos para realizar una hidroterapia en casa

Si va a un gimnasio y existe la posibilidad, luego del ejercicio, disfrute de un sauna y si no cuenta con ninguna de estas posibilidades, acondicione su baño y tome una ducha o baño de inmersión en su casa. Como se hace: Debemos añadir sales o aceites aromáticos al baño, para que la sensación de relax sea mayor y procure que el agua este lo más caliente posible y que su cuerpo pueda tolerar, para potenciar su poder tonificante.

La dosis eficaz, para un baño relajante es de media hora a 45 minutos, pero siempre debe escoger un momento en el que nadie ni nada le pueda molestar o interrumpir, encárguese de desconectar el móvil, el teléfono y dedicarse pura y exclusivamente este tiempo para usted. Puede ayudar a crear un ambiente tranquilo además de los aromas mencionados anteriormente, con una vela encendida aromatizada y colocar música suave a un volumen bajo para contribuir con la estimulación relajante.

Existen algunos centros especializados en hidroterapia como balnearios y spas, donde utilizan aguas mineromedicinales, combinadas con algas y arena, para aliviar diversos padecimientos o mejorar la estética corporal. Comienza desde ahora a utilizar este tipo de terapia.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…

Foto: doncan311