La equinácea, una planta medicinal

planta equinácea

Esta planta de nombre científico echinacea, tiene tres variedades purpúrea, angustifolia y pallida, y se utiliza principalmente en resfríos y en estados gripales, atenuando los síntomas y reduciendo el tiempo estimado de recuperación.

Es conocida en la medicina alternativa como una planta muy eficiente para estimular la inmunidad, prevenir enfriamientos, y por su estimulante ayuda el cuerpo a luchar contra las infecciones, ya que eleva los niveles inmunológicos.

Numerosos estudios científicos realizados han dejado demostrado que los que utilizaban sus tres variedades (purpúrea, angustifolia y pallida) además de sus placebos, pudieron reducir significativamente la sintomatología de los resfríos, así como también el tiempo estimado de recuperación.

Si bien esto esta comprobado y sus resultados son excelentes, consumirla a diario aumenta las probabilidades de resfriarse, a diferencia de los antibióticos que atacan la infección, la equinácea, fortalece la capacidad del cuerpo para luchar contra las mismas.

Por otro lado tiene poderes antiinflamatorios, antivirales y es un excelente activador de los leucocitos, esto hace que facilite la curación y cicatrización de heridas bloqueando el proceso del fermento hialuronidasa que es en encargado de contribuir a que se propaguen las infecciones.

Beneficios y propiedades curativas

Acción inmunitaria: La Equinacea tiene la capacidad de reforzar todo el sistema inmunológico del cuerpo humano. La importancia de esto, está en que así hay una mucho mejor resistencia a todos los agentes externos que nos puedan intentar colonizar, como virus, bacterias, sustancias toxicas y diferentes bacilos.

Propiedades antisépticas y antiinflamatorias: Otro de los beneficios de la Equinacea es que aumenta la resistencia cutánea contra las bacterias, los virus y los hongos. Esto lo hace gracias a la inhibición de una enzima llamada hialuronidasa que producen estos microorganismos. La acción antiinflamatoria de la Equinacea se conoce desde la década de los cincuenta, cuando se probaron sus beneficios en la cura de pacientes que sufrían de artritis crónica.

Acción cicatrizante: La Echinacea lo que hace en realidad es favorecer la proliferación de los fibroblastos (unas células de la piel que restauran la integridad cutánea). De esta manera, consiguen cerrar los márgenes de la herida. Su acción antioxidante primaria lo que hace es que actúa sobre el colágeno, evitando la actuación de los radicales libres y del oxigeno y sus perniciosos efectos.

Dosis recomendadas de la equinácea

Se debe consumir en los primeros síntomas de resfrío, durante siente días y no más de 14 Extracto 300 mg, tres veces al día, en tinturas 3-4 ml, tres veces al día; en jugo 2-3 ml. de igual manera. Como es un método medicinal natural, es muy segura, pero hay que tener la precaución de no tomarla más de dos meses. En personas sensibles podría producir alguna alteración gastrointestinal e incremento de la orina.

Ante la menor duda consulte con su médico de confianza.

Foto: Edgley Cesar